Elon Musk y sus fracasos antes de alcanzar el éxito

El mundo del emprendimiento es difícil y quién diga lo contrario no ha innovado lo suficiente, estadísticamente tu proyecto está destinado a fracasar en el primer año. Pero esto no quiere decir que no puedas formar parte del 1% que lo logra, sin embargo, deberás superar muchos fracasos.

Actualmente, tenemos muchos grandes emprendedores de éxito y uno de esos es Elon Musk, el famoso fundador de Paypal, Tesla Motors, Space X, entre otros. En su momento, este emprendedor de éxito sufrió mucho antes de ser considerado un “rey midas”.

Los fracasos de Elon Musk y qué podemos aprender 

  • Netscape no lo contrata.
  • Despedido de su propia empresa Zip2.
  • Paypal fue considerada en su momento como una de las 10 peores ideas de negocio.
  • Su primer cohete explotó.
  • Su segundo cohete explotó.
  • Su tercer cohete explotó.
  • Las empresas Tesla y SpaceX estuvieron a punto de la banca rota.

Todos estos “fracasos temporales” son parte de un proceso de ensayo y error, es cierto que tu primer emprendimiento está destinado al fracaso, pero el segundo aumentará su porcentaje, el tercero mucho más y así sucesivamente. Al final tendrás una tasa de éxito mayor, gracias a los fracasos anteriores.

En tu camino por conseguir éxito con tu idea enfrentarás personas que no creen o entienden tu proyecto (Paypal), tras lograrlo y sumergirte en un nuevo barco puede que naufragues hasta estar a la deriva (Tesla y SpaceX). Depende de ti encontrar el “salvavidas” pero siempre con enfoque, trabajo y talento, este orden de palabras es correcto, amigos primero el enfoque, luego viene el trabajo y por último el talento, porque este último no te servirá sin los anteriores.

Emprender es una actividad peligrosa y en el camino seguramente tendrás muchos fracasos, pero al final no importa cuantos strikes tengas sino el “Home run” conseguido en el último inn, ese será el partido que las personas no olviden jamás. No importa que al principio tus «partidos» no consigan la atencion deseada, al final de la temporada sabremos si consigues el campeonato o no.

La verdad es que el fracaso se encuentra intrínsecamente en el mundo del emprendimiento, no existe un éxito sin antes haber «chocado contra la pared». El problema es cuando demoramos demasiado tiempo para validar nuestra idea de negocio, y terminamos perdiendo todos nuestros ahorros.

Utilizar el Lean Startup y especialmente el Producto Mínimo Viable es la única manera de poder avanzar con nuestro proyecto y validarlo con el mercado sin terminar en banca rota. Y es que al final de cuenta los consumidores son los que determinarán si tu producto o servicio tendrá éxito, entonces debemos validarlo rápidamente con ellos.

Recuerda, fracasar hace parte del camino y deberás convivir con ello siempre, sin embargo, debemos fracasar rápido, siendo joven y sobre todo barato. El mejor momento para lanzarte con una «idea loca» es en la etapa de tus veinte, no tienes nada que perder y mucho por ganar. Al final, si las cosas no resulta, siempre puedes empezar.

Son muchas las empresas que empezaron con una idea de negocio y posteriormente «pivotaron» bien sea por el modelo de negocio, por la clase de mercado, el engranaje «producto – cliente», lo importante fue que supieron darle vuelta a la adversidad para convertirse en una Startup exitosa con impacto en la sociedad. 

Sí te gustó, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *