Y si te dijera que es posible

Lo más difícil para desarrollar tus proyectos, ideas, o aventura empresarial es mantenerte focalizado y no darte por vencido en alcanzar tu objetivo. Debes saber que varios años de trabajo te esperan para alcanzar el éxito.

Trabajar es la clave para lo que deseas, la inspiración debe encontrarte trabajando para que pueda producir efecto. Sin embargo, el entorno donde nos desarrollamos es inherente a nuestra calidad de vida.

Con esto quiere decir que es mucho más difícil ahorrar e invertir en un emprendimiento cuando estas en un estrato de bajos recursos, donde la educación es un sueño inalcanzable y donde solo trabajas por el “pan de cada día”.

Pero en ningún momento puedes darte por vencido solo porque no provienes de una familia adinerada. Y si yo te dijera que es posible ser un hombre de éxito, no importa el entorno donde te encuentres.

El resultado al final será el mismo si de verdad lo deseas y trabajas por ello, al final tendrás éxito. Y si yo te dijera que la única diferencia entre el éxito y el fracaso radica en las horas que dedicas para hacer realidad tu visión, y si te dijera que para lograrlo debes dejar de solo pensarlo y colocarte a la acción.

Y si yo te dijera que actualmente de los cinco hombres más ricos del mundo, ninguno proviene de una familia adinerada. Y si yo te dijera que hoy trabajes más horas, consigas nuevos ingresos y apuestes por poner en marcha tu idea de negocio lo harías, y si yo te dijera que es posible, ¿Me creerás o seguirás sacando excusas?

Puede que muchas de estas te suenen:

Es que no tengo dinero…
Es que no tengo tiempo…
Es que tengo deudas…
Es que no me apoyan…
Es que no tengo suerte…

Sí te gustó, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *