La fórmula idónea de jerarquía emprendedora es Producto, Clientes e Inversores

Sin importar tu grado de preparación para llegar a un objetivo en la vida, como diría el escritor Stephen Covey es imperante separar y reconocer lo importante, lo urgente y lo necesario.

En ese sentido estos preceptos de vida también deben aplicar a los negocios y sobre todo a la cultura emprendedora. Es por ello que en esta oportunidad quiero compartir con ustedes lo que a mi punto de vista es la fórmula idónea para emprender.

RECUERDA PRODUCTO, CLIENTES E INVERSORES

Bueno ya es de conocimiento común que emprender no es nada fácil y necesitas agallas para hacerlo. Pero tampoco tiene que ser un “salto al vacío” donde solo te espera el concreto, puedes amortiguar ese salto con un paracaídas.

Para ello lo que debemos hacer es recordar siempre que una empresa está compuesta por un producto, unos clientes y unos inversores. Y nunca los inversores pueden estar por encima del cliente, ni estos últimos por encima de tu producto.

La secuencia correcta y lógica es crear un buen producto, que guste a tus clientes y por último pensar en los inversores.

Tener contento a los inversores sacrificando la experiencia del cliente hará que pierdas el “Good Will” y mantener alegre a tus clientes por ejemplo sacrificando tu producto (ofreciéndolo más económico, disminuyendo calidad) hará que el mismo deje de suplir la necesidad del cliente a cabalidad que es principio la razón de su compra.

Sí te gustó, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *