“Quemar las naves” por tu emprendimiento

Muchas de las personas que han tenido éxito en el mundo empresarial tienen una cosa en común, un punto de inflexión donde simplemente no había elección ya que todo se resumía a tener éxito o morir, y un gran porcentaje obtuvo la primera opción.

Cuando el ser humano es presionado de tal manera es prácticamente imposible fallar y en caso de hacerlo, volverá a iniciar con más ganas porque tiene la convicción de haber nacido para cumplir un destino, personalmente lo llamó cumplir algo mucho más grande que mi persona.

Emprender no es fácil, contrario a lo que muchos prediquen muchas veces puede darte tan fuerte que no serás capaz de levantarte y esa es la diferencia entre los que tienen la convicción de “quemar las naves” y los que mantienen un salvavidas para escapar. Si haces parte del primer selecto grupo, aprendes y sigues apostando, para el segundo grupo la salida es simple ya que siempre tuvieron ese “Plan B”.

Cuenta la leyenda que en una ocasión un valiente general se encontraba luchando con sus tropas en una Isla, la campal batalla había dejado muchas bajas y sus hombres se encontraban en desventaja numérica pues por cada soldado había tres enemigos.

El desalentador panorama oscureció más cuando el general tomó una antorcha y prendió fuego a sus naves, la tripulación no comprendía que pasaba. Luego, mirando a sus hombres dijo “el único camino para regresar a casa y ver a nuestras familias es en las naves de los enemigos, así que ganamos la batalla o no volveremos a verlos”. Con una fuerza sobrenatural vencieron a las tropas que los superaban en numeros.

Así que ha llegado el día de quemar tus propias naves y darlo todo por tu emprendimiento, solo queda un camino y no es posible transitar en tu “plan b”, debes soltarte el salvavidas y nadar por tu vida.

Déjame tu opinión