El emprendedor debe “quemar las naves” como ejemplo de liderazgo

En la vida todos tenemos “deseos” de conseguir éxito en nuestras vidas, pero solo las personas que verdaderamente se focalizan en alcanzarlo hasta el punto de poder considerarse algo enfermizo lo logran.

quemar-naves

Muchos comienzan y tienen el valor de emprender pero posteriormente y frente a los fracasos deciden dejar todo para darse por vencidos. Caer, no es lo malo, es no levantarse de nuevo. Pero después ocurre otro fenómeno social, y es levantarte pero hacerlo con inseguridad.

Pensando en que volverás a fracasar y por ello mientras emprendes mantiene un plan B en caso de que las cosas no salgan. Y como lo habías pensado vuelves a fracasar. Pero esta vez la culpa es solo tuya, pues no fuiste capaz de “quemar las naves” sino que siempre mantuviste el pensamiento de guardar una “balsa” por si las cosas no funcionaban.

Alejandro Magno y su historia con “quemar las naves”

Esta expresión fue dicha por el emperador Alejandro Magno en las costas de Fenicia en el año 335 A.C. Después del desembarco, el conquistador se dio cuenta que sus tropas se encontraba superadas por el enemigo en relación tres a uno.

Ante esta situación el líder pidió a sus soldados que quemarán las naves. Mientras estas ardían y se hundían en el mar se dirigió al ejercito: “Observen como se queman los barcos. Esa es la única razón por la cual debemos vencer ya que si no ganamos, no podremos volver con nuestros familiares. El único camino para salir de este lugar es por mar. Caballeros cuando regresemos a casa lo haremos de la única forma posible, en los barcos de nuestros enemigos”.

Cuando decides apostar por crear tu propia empresa debes aprender a convertirte en el líder del equipo. Y solo cuando “quemas los barcos” consigues inspirar a otras personas que no tienen miedo de recorrer el camino contigo pues saben que no hay vuelta atrás, solo existe una forma posible de terminar la aventura empresarial y es con una victoria.

Déjame tu opinión