‘El hombre más rico de Babilonia’, aplicado a las finanzas personales

Hace un buen tiempo leí el libro ‘El hombre más rico de Babilonia‘ escrito originalmente por George S. Clason  en el año de 1955 y posteriormente fue republicado por Fred Siegel con el ánimo que adaptar el libro a nuestros tiempos.

leyes-dinero-ahorrar

En resumen la obra cuenta la historia de Arkad, quien fuera en momento el hombre más rico y próspero de Babilonia, una tierra que se caracterizaba por sus riquezas y opulencia. A través del relato el lector puede aprender como este hombre fue haciendo su riqueza a través del tiempo.

Nos encontramos en una nueva época donde muchas de estas enseñanzas ya no son relevantes. Sin embargo, quiero compartir con ustedes las tres leyes del dinero que aprendí al leer este libro y nos permitirán tener unas mejores finanzas personales.

Primera Ley del dinero: “Páguese a sí mismo”

Por lo general cuando las personas recibimos el sueldo o salario mensual, lo primero que hacemos es pagar facturas, deudas, prestamos, y si acaso queda algo lo disfrutamos en una comida, ropa o tomando.

Lo que plantea el libro es que antes de gastar todo el dinero nos paguemos a sí mismos. Para conseguir esto lo que debemos hacer es ahorrar el 10% de nuestros ingresos mensuales, una vez nos paguemos nosotros si podemos proceder a pagar nuestras obligaciones con el 90% restante.

Obviamente este tipo de ahorro necesita disciplina, y es una buena forma de forjar la nuestra. Con el tiempo no notarás la ausencia de ese 10% que estas pagándote.

Segunda Ley del dinero: “Ponga el dinero a trabajar por usted”

Este punto es importante, cuando digo “trabajar para usted” me refiero a invertirlo en negocios con flujo de efectivo que no dependan de su tiempo. En este punto es donde “emprender” juega un papel importante.

No necesitas grandes cantidades para crear una empresa en Internet, solo debes invertir en el conocimiento para poder lograrlo. Cuando se está empezando con las “uñas” el emprendedor necesita conocimientos multidisciplinarios para poder realizar labores sin tener que subcontratar, esto último lo harás cuando poseas el capital necesario.

Tercera Ley del dinero: “Dese un gusto e invierta en conocimiento”

Debo confesar que esta si es un poco personal, y es la suma de varios consejos que ofrece el libro ‘El hombre más rico de Babilonia’. Consiste en invertir en nuestro conocimiento, no siempre debes pensar en hacer más riqueza, a veces debes enriquecer tu mente especialmente si deseas mantenerte en el tiempo.

“Darte un gusto” consiste en utilizar el 10% que ahorras pagándote a ti mismo para disfrutar un viaje al exterior, comprar un artículo lujoso, invertir en una empresa, etc. Se trata de un gusto que desees desde hace tiempo y no podías dártelo por falta dinero.

Qué opinas, te ha servido mi articulo, déjame tu comentario y hablemos