Qué viene después del éxito y el duro golpe del despido

Somos muchos los que buscamos constantemente el éxito algunos en el mundo empresarial, otros en las artes, lenguas, ciencias, deportes y hasta en la vida espiritual. Todos en el fondo de nuestros corazones deseamos fervientemente alcanzar la cúspide en nuestra profesión o aquello que nos haga sentir exitosos.

Pero, ¿qué hacemos una vez lo alcanzamos?, sobre todo en el mundo del emprendimiento donde una simple idea terminó convirtiéndose en una Startup con un servicio que aporta valor al consumidor, escalable y rentable. Ya no somos solo nosotros, hemos pasado de ser el “hombre orquesta” para delegar, hasta el punto de estar sesgados a unos propósitos financieros donde los inversores esperan un retorno de sus inversiones.

Este tipo de situaciones pueden darse con gran naturalidad en compañías donde fueron inyectadas grandes cantidades de capital privado. Imagina ser despedido de tu propia empresa, para algunos sería el momento de perder la cabeza, entrar en una espiral de depresión o peor aún, retirarse.

Volver a empezar sin nada que perder

Sin embargo, la misma historia nos enseña que incluso grandes emprendedores del siglo XXI pasaron por esta situación. La anécdota de Steve Jobs tras su despido en Apple es bastante conocida, luego de ser retirado de la empresa que había cofundado, decide emprender nuevamente con un proyecto llamado Pixar y NeXT, estas últimas serían las encargadas de revivir una manzana mordida en estado crítico.

Emerger de las cenizas como el fénix es posible especialmente en circunstancias de aparente derrota o fracaso, si ya no tienes la carga de la junta directiva, los inversores exigiendo dividendos trimestralmente, entre otros “obstáculos” entonces no tienes nada que perder y mucho por ganar.

El despido es una oportunidad disfrazada de dificultad es tu momento de salir nuevamente de la zona de confort porque si lo hiciste una vez puedes volver hacerlo. Ese amigo mío es la gran diferencia entre los millonarios que hacen su fortuna desde abajo y los herederos de grandes imperios o personas que ganan la lotería, cuándo no sabes cómo generar fuentes de ingresos indiscutiblemente estas lineado a perder todo lo recibido sin esfuerzo.

Jobs en una entrevista antes de su fallecimiento reconoció que ser despedido de Apple fue lo mejor que pudo pasarle en la vida, el mismo gurú de las finanzas personales Robert Kiyosaki estuvo en bancarrota varias veces tras haber conseguido el éxito en los negocios. De la misma forma en que pivotamos un modelo de negocio podemos moldearnos para salir con más fuerza tras un duro golpe financiero, el fracaso es simplemente una acumulación de experiencias sobre cómo no deben hacerse las cosas y la vida es el mejor maestro que podemos tener.

No importa si te encuentras triste, en bancarrota, cansado, decepcionado, aburrido, endeudado, melancólico, impotente, todos estos sentimientos negativos pueden transmutarse en ganas de hacerlo nuevamente para dejar tu huella en la historia. Pobre de aquél que vive sin un propósito de vida,  mientras tengas sueños, ilusiones y Fe ciega en tus anhelos, cada piedra en el camino se convertirá en el cimiento de tu éxito trabaja con la verdad y la convicción de que naciste para algo en especial, no te castigues pensando en lo que perdiste sino en todo aquello que te falta por terminar.

Qué opinas, te ha servido mi articulo, déjame tu comentario y hablemos